Desde la Secretaría de Salud del Gobierno de la Ciudad se emiten algunas recomendaciones para todos aquellos que deseen vivir una primavera-verano saludable. La Dra. Alicia Rodríguez expresó que con la llegada de las temperaturas altas y el sol radiante, debemos tomar una serie de precauciones para llevar una vida sana, por ejemplo, si va a iniciar una actividad física de moderada a intensa, antes de comenzar no deje de pasar por el consultorio de su médico, para que le realice un examen físico completo y así solicitar los exámenes y estudios previos que cree conveniente. Todos los consejos detallados a continuación.

 – Recuerde que las altas temperaturas aumentan la sudoración con la consiguiente pérdida de agua y minerales y que las alteraciones en el potasio en sangre pueden producir arritmias cardiacas y paro cardiopulmonar. No olvide llevar agua potable e ingerir entre 2 a 3 litros de agua por día.

– Una alimentación adecuada en época estival, tiene que ser rica y abundante en verduras y frutas. Aumente la cantidad de vegetales frescos en dieta y reduzca los otros componentes.

– No se exponga al sol, a no ser que sea sumamente necesario en las horas pico, de más alta radiación, entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. Si lo tiene que hacer, hágalo con ropa liviana, de colores claros, protegiendo también los ojos con anteojos y la cabeza con gorros.

– Si va a estar expuesto al sol, utilice protectores solares adecuados, aplicándoselo media hora antes y renovándolo a cada hora.

– No abrigue demasiado a los niños. No los exponga al sol en horas pico, protéjalos del resplandor del agua, si está en la orilla de la pileta, de un río o en la costa del mar. Utilice el protector solar que su pediatra le recomienda y úselo correctamente.

– Recuerde que las personas ancianas van perdiendo con la edad, la sensación de sed, por lo que ingieren poca agua y con las altas temperaturas se deshidratan más fácilmente, Por esto, ofrézcale agua abundante en forma reiterada, y no los mantenga con ropa de abrigo.

-Cuidado con dejar los alimentos a temperatura ambiente estacionado durante mucho tiempo, las bacterias proliferan mejor con el calor, por esto guárdelos en el refrigerados en el lugar que corresponde, y sáquelos en el momento en que los van a usar.

-Lávese bien las manos con agua y jabón, frecuentemente, sobre todo antes de preparar la mamadera y la comida para los más pequeños. Después de ir al baño y toda vez que lo crea necesario, cuando llega de la calle o haya estado en otros ámbitos.